Monthly Archives

abril 2016

apologia_de_las_sombras_silvia_rins
Libros recomendados

Apología de las sombras, de Silvia Rins

Silvia Rins

Siempre es un placer compartir los éxitos de los amigos, sobre todo si se trata de personas con talento que han trabajado duro para lograrlos. Este es el caso de Silvia Rins, que ha publicado su primera obra poética, Apología de las sombras, después de diez años de maduración. La presentación tuvo lugar el pasado 15 de marzo de 2016, en la librería Documenta de Barcelona, con un público entregado y participativo.

Silvia Rins nació en Barcelona en 1971. Es Filóloga Hispánica y Doctora en Filosofía y Ciencias de la Educación. En el ámbito académico, estudió las posibilidades didácticas del poema en prosa para su tesis doctoral, materia que sigue desarrollando en diversos proyectos solidarios para fomentar la lectura. Experta en poesía contemporánea, literatura comparada y cinematografía, su obra se ha centrado en el estudio del amor en el cine, como bien representan sus ensayos publicados: La emoción sin nombre (2001), La pasión en el cine (2002), Las grandes películas asiáticas. Espiritualidad, erotismo y violencia en el cine oriental (2008); y sus colaboraciones en libros colectivos: Cine y vampirismo (2006), Ellos y Ellas (2010), Diccionario del Cine XXI (2013), entre otros.

Silvia también ha cultivado la crítica cinematográfica y literaria en La Vanguardia, Todos los estrenos, Versión Original, Lateral, Poiesis y Barcarola, así como en blogs divulgativos. Actualmente tiene su propio blog: http://silviarins.blogspot.com.es, imparte conferencias y participa en recitales.

Apología de las sombras

Rins toma de ejemplo la metáfora de la caverna de Platón para adentrarse en las sombras y renacer a la luz tras una confrontación entre lo material y lo espiritual, el ideal y la cotidianidad. La transformación espera también al lector osado que se empapa de sus versos audaces, de inspiración grecolatina en algunos casos, la verdad desnuda y sin tapujos sobre el amor y el sexo con la frescura de Safo y el descaro de Juvenal. Continuar leyendo…