Browsing Tag

Cómo publicar un libro

Publishing contract
Cómo publicar un libro

El agente literario

Tener o no tener agente literario, esa es la cuestión

Cuando un escritor novel acaba su primera novela y llega el momento de pensar en la publicación, la posibilidad de contratar a un agente literario es una de las cuestiones que suelen plantearse. La figura del agente literario la conocemos fundamentalmente a través de series y películas estadounidenses, ya que por aquellos lares hace mucho que tener un agente es algo corriente. La Sra. Fletcher tenía agente, pero en su momento nos parecía un personaje más de la serie, una profesión propia de la ficción o destinada a escritores consagrados. He leído consultas de jóvenes escritores en webs de escritura en las que preguntaban sobre la existencia real del agente literario, y si era factible encontrar uno en España. Pues la respuesta es clara: sí hay agentes literarios en España, la cuestión es elegir el que pueda estar interesado en nuestra obra y estar dispuesto a aceptar sus condiciones.

Agencias literarias en Barcelona

Para entender mejor la función de un agente literario hablaré de los ejemplos de algunas agencias de mi ciudad, especialmente prolífica en este tema. Si lo que buscáis es un agente dedicado y que ame vuestra obra como vosotros mismos, una de las mejores opciones es la agencia de Sandra Bruna, con más de trece años representando a más de un centenar de autores nacionales y extranjeros (veintinueve catálogos) en España, América Latina y Portugal. Las propias palabras de Sandra definen la labor que realiza ella conjuntamente con su equipo:

“lo importante no es ser el primero, sino hacerlo, y hacerlo bien, con honestidad, claridad y con un objetivo claro. Y así seguiremos trabajando.”

Continuar leyendo…

Isabel Egea Mompeán en Megustaescribir
Cómo publicar un libro, Microrrelatos, Premios

Megustaescribir y el cuento con más finales del mundo de José Luis Cuerda

Martes de cuento con Megustaescribir

El pasado 18 de noviembre de 2014, el grupo editorial Penguin Random House presentó su renovada red social www.megustaescribir.com y su plataforma de autopublicación. Para celebrar la nueva etapa de su red para escritores noveles, lanzó en el contexto de su convocatoria semanal en Twitter, los llamados “martes de cuento“, un concurso de microcuentos o microrrelatos apadrinado por José Luis Cuerda. En esta ocasión especial, el martes de cuento pasó a denominarse “el cuento con más finales del mundo” y se convocó a los usuarios y seguidores de la red a continuar el cuento de Cuerda a través de tweets o presencialmente en la librería Tipos Infames de Madrid.

El principio de José Luis Cuerda fue: “Abrí y me encontré con un martes…”. Este cuento lo terminaron casi 2000 personas y se seleccionaron los 100 mejores finales para la publicación de un libro.

Para mí fue una gran alegría estar entre los autores elegidos y agradezco a Megustaescribir el obsequio del libro con los microcuentos de José Luis Cuerda y de otros 99 escritores que colaboraron con esta propuesta de la editorial para la difusión de la escritura. Este vídeo lo explica a la perfección:

Y esta fue mi humilde contribución a la edición:


isabel_egea_mompean_megustaescribir2

Continuar leyendo…

hoax symbol with rubber duck, pen and magnifying glass
Cómo escribir un libro, Cómo publicar un libro

El lector editorial

La primera frontera

Lo que un escritor novel debe de tener muy claro en su ardua carrera hacia la publicación es que, a menos que posea un buen contacto que catapulte su manuscrito a la mesa de un editor, cualquier envío a una editorial pasará primero por las manos de un lector, pero ¿a qué se dedica realmente esta figura? ¿cómo condicionará que nuestro manuscrito llegue a a publicarse?

Un lector editorial se dedica a leer profesionalmente los manuscritos que una o varias editoriales le remiten para que realice un informe de lectura. Este informe breve decide la conveniencia de la publicación de una obra. La conveniencia se decide mediante una valoración literaria y otra comercial, cuya puntuación puede no coincidir, es decir, una valoración literaria de un cinco puede corresponderse con una comercial de un nueve. Y dependerá del tipo de editorial el que pese más una valoración que otra a la hora de decidir la publicación, aunque lo ideal sea un equilibrio entre ambos aspectos.

Se puede dar la posibilidad de que un editor lea la carta de presentación de un manuscrito y que esta despierte su interés y acabe examinándolo él mismo, aunque lo más corriente es que solo atienda los manuscritos de escritores conocidos, que ya hayan publicado con su sello editorial y los recomendados por agentes, críticos u otros editores amigos. La mayoría de obras llegan al lector o lectores, que las descartan con la lectura de las primeras páginas en un porcentaje elevado de los casos. Con mucha suerte se realiza el informe, que puede ser negativo, y en función de quien lo realice, crudo como la vida misma. Suerte que los autores no tienen nunca acceso al documento que califica su preciado trabajo.

Continuar leyendo…